Entradas

El núcleo de los corazones rotos por Lucía Imperatore

Imagen
Tu corazón partido sigue latiendo  transforma el dolor en poesía. Es un ejemplo de cómo sanar. Ya el hecho de ser un libro pocket es como llevar un caramelo en tu cartera para cortar con los momentos amargos de la vida.  Está dedicado a una Guarida Literaria resignificada, un lugar que guarda muchos corazones rotos, que se curan con la magia, que sucede en ese lugar tan particular. Ella transmuta lo imposible en posible y habla desde un nuevo Yo. Una nueva voz de un ser que crece desde la adversidad poniendo sobre la mesa su vulnerabilidad, con imágenes complejas que describen un suceso clave: levantarse luego de haber caído en un profundo viaje por la existencia. …te escucho decir el día está oscuro y solo entra luz por la ventana                                                                                          nunca habría equiparado oscuro a nublado…                                                                                           Corazón agitado Lucía Imperatore

Una ficción distópica: Karina y las preguntas de neón por José Lupia

Imagen
Una ficción distópica:  Karina y las preguntas de neón (sobre el libro Ama de Caza) Por José Lupia   Soy un replicante en el universo Blade Runner, camino entre la oscuridad de una ciudad distópica y opresiva. Tal vez sea Los  Á ngeles, como en la película, tal vez Buenos Aires.  En mi bolso llevo  Ama de  C aza , el último libro de Karina  Macció . Lo cuido porque sé  que  est a ciudad  es peligrosa.  Arriba hay  grandes  carteles de neón, acompañan mi paso y no puedo evitar mirarlos .  Hay preguntas en esos  carteles, no hay sentencias ni afirmaciones,  hay preguntas.  ¿Qué hacemos con la casa, los hijos ,  el esposo? Continúo  y procuro indiferencia.   N o tengo espos o  y   esa pregunta no está dirigida hacía mí.  Pero aparece, cortita y huérfana ,  otra duda :  ¿ q ué  hacés ?   Y entonces yo empiezo a pensar  en lo que hacemos para completar nuestro sentido, para crear sentido de alguna manera . R epaso  actividades, rutina s , lo que tratamos de hacer para seguir, lo que aprende

t i n t i n e o

Imagen
El tintineo de un cinturón de aros entrelazados, plateado, con terminación de esferas pequeñas, pulidas, brillantes Camino y tintineo  Camino hacia vos No me ves venir Tintineo Camino lenta, ondeo mi cadera de un lado a otro, flota, reluce tintinea ya estoy a tu espalda no me viste Primero me quedo quieta Te respiro Te huelo Ahora me ladeo apenas, un mover imperceptible del muslo, un mínimo impulso eléctrica descarga tintineo detrás tuyo Así como un rayo que parte el cielo flash el ruido ambiente se apaga flash que triza no hay ir y venir, no hay trajín de motores ni palabras de transeúntes no hay nada en el mundo ahora desierto, callado no hay nada solo vos y yo no hay sonido lo seco parece pegar los tímpanos instante sordo mute a lo real las esferas van y vienen, chocan es el segundo siguiente chocan el tintineo, cascabeleo que llueve por doquier es tin tin tin gotas que hacen tin tin campanitas sutiles, constantes aleteos que percuten el aire tin tin tin me oís tin tin tus manos est

conejo d e s p i s t a d o

Imagen
Estoy acá este es el espacio que tengo o el espacio que me tiene estoy acá vos allá allá allá allá allá hay una ficción que nos entrama entraña te escribo y aparecés allá  lejos cuando lejos significa que no puedo sentir la temperatura de tu cuerpo no te huelo el aire no se llena de vibraciones tu voz no sale de tu boca hay pantalla hay grabación hay fotos hay letras cuando no hay cuerpo hay letra un decir sin tonos una asepsia de la lengua  la charla abstracta  los turnos de habla, perfectamente delimitados escribo algo, espero la respuesta escribís, veo que escribís te lo anuncia el dispositivo  espero recibo contesto  algo similar ocurre de tu lado no hay miradas el silencio es abrumador en el medio del posible ruido de un espacio cotidiano el silencio es abrumador no hay respiraciones no hay latidos no hay posibilidad de callar eso sería irse y qué pena el silencio de callar me gusta aunque duela a veces y otras  sea la parte mágica donde las palabras son gestos, caricias, algo que

El día que Maradona murió

Imagen
El día que Maradona murió encuentro una foto del último rinoceronte blanco muriendo majestuoso junto a su cuidador. Sudán: Joseph (José, diré) apoya su cabeza   sobre Rhino su cuerno hace una línea terriblemente hermosa con el arco de la espalda de José la postura inclinada reverencia y despedida. Imagino esa imagen el Diego tendido majestuoso en su destrucción al fin en calma abstracto y reluciente una historia inacabable ese cuerpo. Imagino que lo saludo sin comprender más que la gracia infinita gracia en la cancha, sí que en argentino es la vida salir a jugar dar todo errar correr y con cintura convertir pase y gambeteo convertir oh sí!   regocijarse, abrazar, olvidar que la vida sea esa fiesta de un segundo extático y luego volver con la frente quizás marchita pero la sonrisa, la maravilla intacta.   El último rinoceronte blanco ha partido.   km. 2020 (La foto es de Ami Vitale @amivitale)

v i r u s

Imagen
Mi teléfono tiene un virus: muestra tu foto, muestra tus palabras y no sos vos. Muestra tu nombre y no sos vos. Tengo extraños pensamientos, divago hasta el delirio intentando descubrir   el origen de esta peste. ¿Es en el teléfono, en la pantalla, el problema? Sin embargo, los demás permanecen inamovibles.   Nadie ha envejecido de la noche a la mañana, nadie ha desaparecido sin dejar rastros, nadie se ha vuelto animal, cactus o caracol. Los bebés siguen balbuceando y los jóvenes están verdes y frescos. ¿Qué es entonces esta enfermedad que toma tu imagen, deforma tus palabras, aleja tu cuerpo hasta un páramo desolado? ¿Qué es esta construcción de ser que me rechaza como si yo fuera el paciente cero, el brote mismo   de la contaminación?   Estoy pasmada. Me examino trato de revisar cada paso un gesto, alguna frase, entonación qué desliz tuve qué rompí avanzando   qué abrí como caja de Pandora enamorada   para que ahora te vuelvas esta lejanía esta inclemencia este desconocimiento total

al borde

Imagen
Al borde del abismo,  estar, vivir con la tristeza de saberte triste también   y yo queriendo   darte felicidad, como si fuera que en mí reside algo de eso como si el amor   fuera la magia que transforma lo que sentís en refugio. Ese poder hay que otorgarlo no es tuyo ni mío hay que acordar hay que creer existe y así sucede la alquimia. Sin embargo, en la ceguera ni ves lo que me hiere me tapo con enojo diciendo pará. Debería ya dejar la reacción debería ya   morir de una vez no sé   matar el amor.   #cadaxquehagoesunpoema #mispeorespoemasdeamor #recargado km. 2020