Entradas

desayuno en casa de la nonna

Imagen
Amanecer en casa de la nonna
íbamos cayendo en la cocina
nos refregábamos la cara
nos sentábamos a la mesa
siempre tendida
calor y fórmica
las hornallas prendidas, murmurantes, atentas al aire y a lo que vendrá
el mate cocido, color verde clarito
con leche, infaltable,
una cerámica de los '70
olor a figacitas dorándose lentamente sobre el fuego
el nonno bien temprano
en su mano de contador y campesino-amplia, gruesa, tibia como un pan-la bolsa de compras a rayas
con víveres frescos regresaba
esta parte nunca la veíamos
nonna y nonno se levantaban al alba, silenciosos,sin despertar a los cuatro nietos abrazados
la cocina un cuartel de operaciones
iban y venían
pequeña, rebalsada, caja milagrosa de comida
en la otra punta de la casa chorizo
¿por qué tan lejos?
el trayecto urgente
de la cocina a la heladera
iban y venían
(me daba miedo
atravesar el pasillo interminable
corría en las penumbras
para encontrar la luz fría
que me iluminabaalivio, ¡gracias caja mágica de alimentos!)
el nonno cortaba ajíes
la nonna hac…

Carta 4 [Volver: otra vuelta de ver]

Imagen
Volvete espuma, arena, estrella, salVolveteasí decimosVolvetedate la vueltahacelaesa vuelta o giromirate sin tapiartepor favorhablás de destinoyo no séhablás de encierro---de eso, parecesí sabemosla literalidad nos invadió¿antes qué?¿no andabasmaniatado?Te vien tu campana de cristalme sonreías a travéspero apenas pude tocarte.Hubo un momentodonde dejaste de pensarfugaz en la noche, esas estrellasse ven de refilónde regalo.Te vien el final del pasajeahí justitoel vidrio se deshizotu mano la míamanojo de posibilidadincertidumbresinrazón.Volvete una formade atravesar paredes, vidriosprejuiciosvolvete suave sin miedo(siempre una pizca) lo demás es engañolos sentidosse inventan:espuma   arena   estrella   sal 

Carta 3 (pedido)

Imagen
Escribime que me encanta sin dudas escribime que si hay embrujo que sea de seda de suavidades degustadas horas robadas a cualquier hecho  salvo  habitarnos. Si tu casa es de fantasmas  y tu cuerpo se confunde escribime porque de este lado  la luz del verano ahuyenta lo turbio estalla en enredaderas verdes y rojas cubre casas de cuento que no  podemos tener pero  sí imaginar.

km. 2020 Carta 3, fragmento.

Carta 2 (la trampa en la trama)

Imagen
Entonces surge así tus palabras quedan dando vueltas como si hicieran una ronda y en el medio  está mi cuerpo que intenta moverse en línea recta eso no es posible alrededor las palabras juegan y giran giran y se esconden cuando las quiero mirar de frente entonces desaparecen, como vos será un problema de lo etéreo? Porque es real no cabe duda pero cuando quiero encarar lo que veía nítidamente de reojo no está. Entonces dudo, empieza la trampa aquello que leí lo viví? aquello que viví lo soñé? aquello que dije se desvaneció? Fijate vos que la trampa sólo aparece porque la P se mete, fijate vos que no sabemos cómo evitarla, la trama está y luego es trampa, volvemos a leer y la trama se ha vuelto trampa.


km.2020

Carta 1.2 (leer es viajar)

Imagen
También yo cierro los ojos, estas letras se hacen en una proyección de teatro chino. Cubierta en párpados, te veo clarito. Caminás sin detenerte hasta los mojones de libros. Sos extranjero, pero los libros se abren para vos como lugares de descanso. Te hablan, y en el oído son murmullos de bosques, una naturaleza que se desprende de lo urbano y te abraza. París retrocede hasta la petite ville, Londres es Devonshire, Madrid es Toledo vaciada de turistas, a esa hora en la que nadie permanece porque los fantasmas de cientos de años se desperezan y empiezan su día. Ves los castillos, las piedras cómo se asoman en las paredes, rugosas, amasadas por el tiempo, percudidas por tantas manos tantos dedos que las huellas dactilares se superponen como marejada de caracoles en la orilla. Nada de esto te asusta. Lo etéreo te sienta bien, no hay fantasma ni monstruo que te desconozca. En las madrugadas de Buenos Aires sabés viajar y acercarte a ellos como bestias temerosas, inofensivas si sabés del mied…

Carta 1 (peligro y escritura)

Imagen
Te leo, te siento, no te parece que este juego puede ser peligroso? Escribo esto, inmediatamente lo cuestiono: la ironía me deshace los temores derrite grandes verdades como icebergs la ironía es el cambio climático de la afirmación Entonces te escribo, decía, te leo y te siento ¿cuál es el peligro?  no saber dónde termina esta página? ¿escribir hasta salirme del renglón, del margen, seguir escribiendo hasta punzarte con la punta de esta lapicera que no quiere frenar enloquecida? Seguir escribiendo hasta que la pantalla sea papel y el papel sábana que te cubre y entonces emerja tu piel y no haya más para taparse, para ocultarse sin ser, envuelta en la mortaja de una tela que dicta movimientos y calificativos, ciertos verbos sí, ciertos verbos no? Seguir escribiendo hasta que la lapicera sea mi dedo y en el roce devele que los hielos están cayendo, que adentro hay fuego crepitante, naranja en ebullición, una catástrofe de vida que estalla? Hablás de sueño y realidad. ¿Dónde ubicarías lo que leemos? ¿Acas…

poema para leer con lluvia torrencial

Imagen
No me viste venir ahora decís que sí, ahora después del rayo que cayó en tu cabeza y te iluminó  por completo No me viste venir porque llegué antes antes del resplandor, antes del estruendo, antes del agua llegué mucho antes y me divertí observándote estabas desganado esperabas algo no sabías qué andabas atrapado en tu cuerpo puro humano desconocido, pura idea incompleta te vi excavando el suelo con tus pies en el mismo lugar de un lado a otro  en el mismo lugar me divertí no por esto  (esto dolía en el plexo, me nublaba la boca) me divertí porque era necesario por lo invisible que se activaría ni bien te tocara  degusté el momento ínfimo antes del cambio radical en vos el cielo que estalla, se parte y hace agua la boca te miré casi hundirte, atravesar la madera, rumiar oraciones inconclusas, devastantes te vi vaciarte de sentido y ya no pude más No me viste venir pero sentiste mi roce los pelitos de tu brazo erizados un escalofrío recorrió tu espalda la electricidad te invadió "…