Entradas

a morirnos de d e s e o

Imagen
Escribir todo. Imposible. Escribir igual. Escribir pensando que se puede escribir Todo. Escribir por Escribir. La hermosa tautología de mirarse todo el tiempo. Encandilado/a. Y esto va para donde quiere ir. ¿Y yo? ¿Qué quiero? ¿Qué busco?
Estamos condenados a morirnos de deseo
Hace unos días la escribí en otro lugar, pero no deja de venir. Sigue en mi cabeza, y sigue y sigue y sigue y sigue. Estoy comprando en el supermercado y aparece. Estoy dando clase y aparece. Estoy mirando una rajadura en el piso y aparece. Estoy, y aparece. Inmediatamente, interrogativo: ¿estamos condenados a morirnos de deseo? O tendría que cortarla, antes, claro, así, sí, qué fácil: 
Estamos condenados a morirnos
(de todas formas no me cierra el “nos” al final, ¿qué nos? ¿por qué no terminar en “morir”? ¿no sería lo más lógico –¡Otra vez lo mismo! Vos y tu lógica, sos tan graciosa, ayer tuviste un día absurdo y cada minuto lo peleaste, cada minuto trataste de entender qué diablos estaba pasando, por qué el d…

El corazón en la boca

Imagen
No puedo escribir (estoy escribiendo) No puedo escribir -Estás escribiendo Con ese dedo, con esa mano, estás escribiendo en esa pantallita, manchás y manchás No. Sí. No. No puedo escribir Tengo el corazón en la boca Cómo escribiría con la boca así, repleta, latiente, ocupada? No podés hablar, podés escribir. Lo estás haciendo.  Esto no es escritura, cuál es el propósito? ¿Tiene que haber un propósito? Sí. Decir algo. Con el corazón en la boca no podés No puedo con el corazón  en la boca el corazón tiene gusto a sangre me dificulta cualquier verbo en la boca lo siento todo el tiempo el corazón en la boca No puedo la boca el corazón la lengua con qué escribirlo escribirme escribir lo -que no puedo decir qué qué no puedo decir con la lengua el corazón palpita interfiere -Esto es escritura No. -Estás escribiendo No. Qué Estás escribiendo con el corazón en la boca palpitada

Ama de Casa

Imagen
No es para reírme, está muy vapuleada y en todo caso, sería  reírme de mí misma no me molesta. Ríamos si no es llorar. No sé si lo saben -ya que estamos gran parte de la tarea del ama (tan cerca de a-l-ma) es llorar.
Sabe hacerlo de las más variadas, sutiles, maneras:  mientras el lavarropas centrifuga, puede hacer sollozos fuertes gemir y hasta pequeños grititos; cuando lava platos, pasa su mano  muchas veces enguantada y disimula las lágrimas con aireada espuma; cuando todos se van, los niños al colegio, el esposo hace rato ido, el bebé duerme, ella cierra la puerta del dormitorio y llora llora a destajo sentada en la cama.
A veces plancha, no a menudo,  pero cuando lo hace, suele humedecer las partes difíciles de las camisas con sus propias lágrimas. 
Quizás no haga bien en develar esto quizás rompa alguna ilusión  porque tampoco se trata de mujeres en mansiones maquillaje perfecto y gran aburrimiento de esas que tienen tiempo para tramar asesinatos o romances.
Estas amas de casa son del tercer mundo  de clase media (…

Aserrín aserrán

Imagen
Aserrín aserrán los maderos de San Juan piden pan no les dan la bolsa está rota, el juego arreglado, los panes se acumulan mohosos en un penthouse de Nueva York ratas ratas ratas vienen a comer Aserrín aserran piden queso les dan hueso cuerpos de puro hueso, fantasmas obesos, carritos indigentes en el perímetro del barrio cerrado, cuerpos cansados que se arrastran, zombies espían, atacan y son  removidos son deportados son arrojados al mar metidos en cajas empaquetados  frizados aserrín aserrán piden pan les dan hueso y les cortan el pescuezo Piden vino, sí les dan Piden agua potable, tierra, un boleto accesible para viajar en la ciudad  no hay, no escuchan esta cancioncita es horrorosa porque no se trata de pedir no se trata de dar la falla se acumula, hace estragos  caemos cuerpos sin nombre caemos cuerpos sin número caemos sin cuerpo siquiera caemos.  Aserrín aserrán la sé de memoria, apenas sabía hablar, la falla se pronuncia, nos digiere pero la boca abierta no cesa, lo intenta  que haya otra canción, otro ritmo que n…

esa distinción del cuerpo

Imagen
¿A qué seguir para no perderme en esos “femeninos” finos de piedras filosas                  espadas                  espejos?

¿Por qué buscar los pinches los tacos-aguja en punta finísima estacarse  ese suplicio tan venerado?

¿Es hermoso, acaso lo que duele esa distinción del cuerpo perforado hablante perdido?








deFerina, La Bohemia, 2001.

Informe sobre problemas de escritura

Imagen