a d i c t a


Soy adicta.
Mejor decirlo de una vez.
Adicta.
La palabra no suena mal, pero el contenido me corroe, su sensación me asfixia. Cuántas veces decimos algo a la ligera, algo tan hiriente como la degradación perpetua de lo que sentimos, de lo que somos, de lo que vos sos para mí. Algo tan estrepitoso como un grito profundo de desagrado a la mañana, después de un mate compartido que no sabía tan amargo. Me devolvés un golpe de revés, pero mi golpe yo no lo sabía, no lo vi así, directamente no lo vi.
Creo que por eso quiero decir:
Adicta a las sensaciones arremolinadas que sacuden todo mi cuerpo, a la idea de quedarme sin palabras, obnubilada, al hecho concreto y material de quedarme sin palabras, muerta muy viva, expectante, atravesada de puñales.
Adicta a buscarte en todas partes aunque nunca supe quién sos (y seguramente nunca se sabe quién es el otro, pero nos atontamos repitiendo, te conozco, ya sé lo que vas a hacer, ya sé lo que pensás, tan adictos a la sabiduría de la frase hecha y el golpe bajo, a la psicología de perogrullo, a la comodidad de ganar una batalla verbal). Quizás me objetarán que no se puede buscar lo que no se conoce, pero justamente ahí radica mi adicción, todo se me desconoce, como arena entre las manos, se disuelve, como una identidad en cualquier pantalla, y vuelvo a una sensación que ni siquiera tiene que ver con vos, sino conmigo, es conmigo la cosa y la odio la odio la odio porque me hace mala nena mala perversa malparida y soy
Adicta al hada buena que rescata a todos y les muestra el camino y es una carga de mierda porque no hay nadie para rescatar, todo es tan tan yo que el verdadero trabajo ni siquiera lo puedo ver, tan adicta, perdida al pensar que puedo resolver volcando en el papel, haciendo titilar este cursor, como un corazón adicto a la vida, consciente de sí.
Adicta al enrosque y a la complejidad, al gris que nunca se acaba y se enloda, camino arenas movedizas permanentes, pero la cabeza queda afuera y al parecer sirve para funcionar en sociedad, cabeza sobreviviente y sobredimensionada, piedra golpeada y mellada, cortezas que absorben el afuera para andar.
Adicta a comer el mundo en sandwich gigante y venoso, infectado de contaminación adictiva.
Adicta al ruido urbano que me duerme todas las noches para despertarme a las 3 de la mañana y estar destruida durante el día, sonámbula adicta, conectada con el más allá, soñando en la vigilia, pensando en la vida como maqueta, la vida como ajedrez, la vida como teatro, la vida como una decisión que puedo tomar.
Adicta a morirme y sobrevivir, qué tedio!
Adicta al cansancio y a la falta de él, adicta a agregar actividades y que las horas estén llenas como un vaso que se derrama cuando lo querés tomar.
Adicta a tener el amor de la adolescencia al lado y pedirle todo, como a un dios omnipotente fuente de mi generación.
Adicta a que todo se me niegue porque el amor que todo lo puede ya fue encontrado y superado y ahora no se puede seguir en la fascinación, ahora hay que vivir muriendo de amor porque nunca te encuentro, porque en la cama lo más real es tu olor en la almohada, porque llevás una vida que no comparto y yo también, no te comparto mi vida, no quiero, adicta al secreto, a la mentira, a la ficción.
Adicta a la nostalgia de no mentir porque nada es tan oculto como no conocer la vida que llevo. Todo podría ser endeble, no sé.
Adicta a la indecisión y al giro de opciones, a la mudanza perpetua, al no descanso.
Adicta a trepar montañas sin punta, cargada como una mula, vestida inapropiadamente, leyendo libros en otro idioma.
Adicta a buscarte, sí, vuelvo a eso, a esa vergüenza como una espina en el alma, que me hace vudú cada tanto, cada cierta cantidad de tiempo no definida, a veces como dice la poeta, a veces más seguido que otras, como creerse que ya no, pero después sí, como pensar y olvidar, como decir no y hacer sí, sentir sí, querer con el cuerpo el corte que la cabeza rechaza, la sombra que me deja a tientas, chocando con paredes que levanté esta misma tarde.
Adicta a repetir tu nombre y ver con qué combina, dónde aparece, pero esa invocación es demoníaca por sumirme en un pozo que no existe, pero que a la noche cavo y cavo dormida.
Adicta a verte en sueños y tener largas conversaciones donde te digo todo desde el momento en que dejamos de existir para el otro, te digo todo, como si eso fuera posible, como si se pudiera aunar el amor y el odio, la pasión?
Adicta a creerme apasionada y cultivar mis pasiones como baobabs que crecen a mi alrededor y me abrazan, cegándome, ahogándome.
Adicta a salvarme por un pelito y pensar que soy afortunada y sentirme culpable y volverme santa, santa adicta a los vagabundos con mucho discurso interesante e inentendible, pequeños ladrones y psicópatas de pacotilla que cuido, resguardo, alimento, inflo como globos, los hago volar hasta que su propio peso los vuelve a tierra, bombas estalladas de dolor, de furia. Y entonces mi visión les resulta insoportable, inconcebible.
Adicta a sentir que soy inconcebible, como si fuera algo interesante, y es una bolsa de herpes que te salpican, intermitentes.
(Nunca fui adicta a drogas, no lo necesité. Inventé esta forma económica para ser vital socialmente, funcionar dentro del capitalismo, para enmascararme y pasar desapercibida. Una parte de mí cortaría a la otra quirúrgicamente, y mutilada, avanzaría sin parar, batiendo récords. No sería cierto, sin embargo. Sería real en la realidad, pero falso. Pronto el fantasma aparecería, inconquistable ya en su fluidez etérea. Estaría acabada en la cima. La adicción sería muerte segura. Y en el fondo, quién quiere morir?)
Adicta a la vida y a todas sus personas, a la conexión incesante, al punto final y sus concesiones, sobre todo a ellas, concesiones, objeciones, reparaciones; adicta al punto y coma y a sus clasificaciones enumerativas; adicta a los puntos suspensivos de Edgar Allan Poe y adicta a odiarlos cuando están mal usados y decepcionan; pero, por sobre todo, adicta a los dos puntos y a sus expectativas abismales:
Adicta a levantarme a la mañana y sentir ganas, sentir brisa, olores, buscar destinos y tu mirada, que me crea nueva y adicta otra vez, amnésica de corazón agujereado y cabeza partida.
Adicta a vos y a la sangre que repartimos y mezclamos.
Adicta a volver a la palabra y que ésta vuelva a mí, a ver si me dice algo, y esta vez, puedo escuchar.    

Comentarios

lucia serrano dijo…
ES UN PLACER CONOCER-TE-ADICTA...si puedes escuchar valió el viaje
Jorge Curinao dijo…
Uno nunca sabe y, a veces, eso también es demasiado.

Entradas más populares de este blog

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy

el amor el niño