Dedicatorias #82. Vidrio



L stands for Love
That is
Longing
Always in present continuous
Always a state
That is not
But falling
Changing
Not knowing


Somos los enamorados separados por vidrios. Ventanales transparentes, infinitos, donde dejamos pegadas nuestras manos, las huellas digitales de lo que nos pesa: esta presencia inválida que nos muestra, nos conecta y nos separa a la vez. Qué lección hay en esto quiero saber? Aprender a negar el cuerpo? Comprender que no es en la carne donde pasa todo, no es en la materia? Y no digo sexo. Digo verte hasta que se me caigan los ojos, tomar tu mano y jugar durante horas, sacarme los zapatos y encontrar tus pies desnudos, descubrir el piso con los míos. Escuchar música mirando el techo, comentar durante horas tal o cual tema, grupo, álbum. Entonces te hablo de un libro, de la poesía en general y mezclo conceptos lingüísticos porque así soy yo y luego menciono un pintor que me vuela la cabeza como Bacon, y vos decís qué te parece Klimt, me encanta, pero viste Egon Schiele? Es una bestia. Y buscamos imágenes y de pronto tengo unas ganas de besarte tanto que no puedo más que ver tus labios, aunque hablás y te reís. Te das cuenta y nos enlazamos enteros.
Así vamos. A través del vidrio con la voz apagada imaginamos encuentros que no tienen tiempo y se graban como sueños ciertos que al cerrar los ojos se reviven: una playlist puesta para que no termine nunca.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

Hoy vi Grey´s Anatomy

diario de internación 1: la salida