Dedicatorias #50. Llamar



Pasan las nubes, pasa un pájaro y poco después otro (un carancho?) y otro canta a lo lejos algo indefinido pero persistente, soplan ráfagas frescas en el sol intenso, incandescente me encandila aún con los lentes negros y espejados. Estoy acá entre árboles de todo tipo, rosas blancas, rojas, corales, lavandas, junquillos, cardos, dientes de león. Hay unas aves acuáticas chillando, no son patos, son extrañas (luego aprenderé el nombre, ibis bandurria, y también el de los árboles, ciprés, maitén, araucaria, pino, alerce, y serval del cazador, una especie exótica que tiene unos frutitos rojosanaranjados que yo llamo venenitos). De fondo, el Nahuel Huapi le disputa al cielo el azul, gana siempre, es más profundo y se mueve, matizado, produce unas espumitas intermitentes que titilan en cámara lenta, titilar delineado. El cielo le contesta con nubes, increíble dibuja con algodón, redondea animales, hombres, mujeres, humanoides, payasos, peces, un sombrero, un castillo, la letra v, la x, un gancho que bien puede ser un interrogativo o algo más morboso, en fin, todo un mundo paralelo de nubes mutantes, una multitud de formas que desfila en el cielo y no responde a nada más que al amor del viento. Medio desnuda, tomo la luz con la boca y refresco la piel con agua y crema. Se me ocurren salvajadas de todo tipo, será este jardín? Será que se puede perder lo civilizado? Será que se puede escuchar el cuerpo? Te llamo, o te llama todo lo que mi cabeza creía regir, porque de dónde sale este llamar no sé, llamar, crear llamas en el edén desarreglado, nuevas lenguas de fuego, verte pasar en las transformaciones nubosas, verte sí, pero pasar, en el lago encontrar tus ojos y de repente que sea tanta agua, vislumbrar la sorpresa de un encuentro, que será fugaz como esa nube que elegí y ahora no está.

km. 2015

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy