Estamos todos rotos

Estamos todos rotos
disculpáme que te diga
no es algo tuyo
vos, yo, ella, él, nosotros
rotos
desde la cabeza al sexo
partidos
agrietados
¿Te acordás de la casa usher?
Así,
una fractura que recorre la fachada desde el techo hasta la base.
A simple vista se ve
la brecha
entre una pared y la otra, entre las dos
caras de concreto
entre las dos
palabras
entre los dos
nombres
discurso quebrado
lo entero es quimera
como si la construcción hubiera soportado
terremotos
movidas
de la tierra en su apoyo más básico
removida
extirpados
los sintagmas de ser
todos
rotos
cada uno
roto
roto.
¿No lo habías visto?
¿Revisaste tus pies?
Abiertos en las plantas
rompidos
incaminables
¿Y las manos?
Agujereadas cual cristo
fracturadas
¿Y la frente?
Rasgada, algo invisible se escabulle
desde ahí
tenue lumínico
huye
algo inevitable
¿será alma lo que se desparrama?
¿lágrimas dijiste? Agua
para mí es agua que se evapora
gotas de sudor, directo de la cabeza
a través de cada pelo
desde los agujeritos
se escapa
aguacalma
se escapa
un poco de vos
y un poco
de mí.
Está en el aire, no se ve
se siente en las nubes que llevamos
rotura materna sutura imposible
casa usher es el cuerpo
nuestro
obtura percibir
rayanos
tanto tan fuerte
la intensidad de pararse en este mundo
solos
erigir
elegir
el dolor el amor ayyyyy, la conexión
estar enlazados todos unidos mezclados
cosidos los bordes la percepción
unir sonidos
querer decir
y nos morimos trabados
de hambre cada día
la mordaza del bienpensar
con los ojos desorbitados
en la punta de la lengua
llenos de basura
artificios de desear
articular
nos tapamos los dedos
nos separamos del animal
tapiamos la angustia que florece sin parar
parásitos
adentro
rotos gajos
fragmentos de lo dicho
y no
en la rotura algo subyace
batalla por un suspiro
inentendible
incierto
estalla la lengua en fuego
rareza
pastos
filos con pelusa finita
y cada letra
los cantos del objeto
márgenes
de células multitudes
que pugnan por romper
lo impermeable que tramamos
y la sangre se agolpa en el pecho, rebalsa las mejillas
los ojos se llenan de vidrio
las pupilas se dilatan
y sí
al fin te veo
nos inventamos
soy todo
soy nada
una mota de polvo
de carne
esparcida
soy roto
rompida garra
desarmo
lo roto de vos en mí
espejo túnel plateado
caigo absoluta
infantil
te veo
conejo
en esta abertura
                            (boca mía que te busca)
líquido
te veo morir y volver
salir de la cárcel negra
roto
sin reloj
enrojecido
bravo
magullado
vivo.

Estamos todos rotos
y nos juntamos.


Vení.


km. 2014

Comentarios

Entradas más populares de este blog

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy

el amor el niño