El incendio



¿Y si todo se acabó?

¿Si somos incapaces de volver del enojo como de un incendio consumado?

¿Si nos arde la piel sin cesar y sólo mirarnos activa rayos que vuelven a quemar?
¿vuelven sobre la herida abierta, la piel en carne viva, el dolor irrebatible?


¿Si todo lo que amabas de mí
ahora se volvió en contra, y entonces
cómo proceder?

Hago y más te quemo, más me hundo, más se cae Venecia, la ciudad pantano
ya no hermosa, ya no poética, ya no entre nieblas que quiero despejar
ya no
sólo
dejarte solo
solo solo solo
sin mí es solo
no solo de mundo
solo de mí
solo de aquello que solía ser sol
alimento del día
desayuno compartido
novedades del tiempo en el que perseguíamos nuestras carreras
horas adulto-profesional
la elipsis del amor
la hipoteca social que tributamos cada jornada
estoy harta
es verdad
yo también me cansé
de este contrato inmóvil que parecía evocar altos valores
soy baja
soy lacra
soy un desastre mutante
por decir lo que siento se fue todo al carajo
y ni siquiera empecé
ni siquiera me dejaste porque ya lo intuís y no vas a permitir ese discurso
no hay necesidad
la obscena redundancia de la catarsis personal
no me dejás el momento trágico
el desgarro desde la coronilla a la vagina
y la partes caen
perfectas rebanadas
una manzana marca Eva.
No me dejás
no vas a atravesar este infierno conmigo, no
lo vas a hacer solo
porque te vas a buscar quién sabe qué
tu identidad
después de tanto, te quedaste en los 4 y al final no querías
esta complejidad que planteo
esta insoportable densidad de palabras
pero también alegría, eh?
Como esos gajos que pueden unirse y dar la ilusión
acá nunca hubo un corte
acá seguimos enteros
vas andar solo sin esta mochila
viene con sensaciones
pero hay que dejarse, hay que dejarse doler como la reputamadre
y ya no tenés ganas
ya te cuesta demasiado
ya creés que la década te pesa y no estás para estas cosas
bueno, yo tampoco
no quiero lo fácil
nunca lo quise
siempre lo supiste
el combo de todo lo extraño en paquete para sacar a pasear
ése elegiste y lo sabés
qué tanto cambié
mi optimismo irracional me lleva a lo mejor
la transformación inexorable hacia lo que deseo
y vos no
vos no deseás lo que yo
no más
porque es todo tan al pedo
sí, quizás, es verdad
puede ser que no tenga sentido
nada de lo hago
libros, libros, libros
millones de palabras
una porción mía
la mayor de otras lenguas
libros, libros, libros
encuentro
encuentros
me gustan ciertas personas
que se animan a desgarrarse un poco y le hacen trampa a su vida
le guiñan el ojo a la muerte
corren sin mirar sin motivo
corren por correr porque les agita el corazón
les pica la circulación
y se excitan con sentir
que adentro de este paquete
hay sangre
que también corre
sin que nada la pueda parar.
Nada, entendés?
Qué loco!
La vida no se para.
Se besa con la muerte y qué radical, sin querer me pongo
cada mañana cuando despierto
soy feliz y me horrorizo
del día porvenir
de la obligación de comprar comida o abrigar a las nenas
me horrorizan las horas
que paso tendiendo camas o lavando platos
las horas de inversión
para hacer una casa de familia
que se da por sentado
y está bien
nadie puede crecer pensando
“acá donde piso barrieron”
“esta carne sale fortuna”
“estoy comiendo horas esclavo de mamá y papá”
estamos comiendo horas de mamá papá abuelos abuelas bisas y más
atrás
estamos comiendo huesos de muertos
de la tierra directo a nosotros
estás comiendo a tu madre y a tu padre
sí, lo lamento por vos
a tu padre abandónico
te lo estás comiendo y te cae mal
te indigesta
una patada al hígado
directo
y a mí, de rebote, se me va el amor
reflejo puro
si tan solo dijeras
“No puedo más”
“Ayudáme con esta intoxicación”
Pero no.
Dejáme solo, dijiste.
Basta, dijiste.
Prefiero un regalo tradicional, dijiste.
No un poema de mierda donde dice cómo te sentís.
Vos
Siempre Vos
Es verdad.
Vos Siempre Vos
no se puede salir.
Morderse la cola
Chillar infinito
Reinventarse?
No sé.
Escribo lo que puedo, lo que siento, lo que sale.
Lo voy a corregir mil veces hasta que suene musical.
Vos siempre Vos
Imbatible.
Irrefutable.
La imposibilidad del Otro.
El absurdo nuestro de todos los días.
La incomunicación.
Y sí, tenés razón.
Yo escribo poesía.
Al pedo.
Y voy a lugares lleno de gente al pedo
como yo.
Tenés razón.
Quizás lo veo más como un viento
no fétido
perfumado
como esa invasión selva jazmines de la casa abandonada
la descubriste vos
me la mostraste vos
pero se ve que después te pareció cualquiera
esa detención, ese detalle, esa parálisis
del tiempo del cuerpo
ese instante en que no pasaba nada
solo olor
el más rico, comestible
te renueva la entrañas
te entra por la boca como si te besara
para saborear
otra posibilidad, entendés?
una lluvia de jazmín
eso me diste sin saberlo
pero se ve que soy yo
y no vos
y todo este tiempo que tramamos juntos
fue para llegar al punto
donde queremos
desconocernos
olvidar lo lindo que no es fundamental
(fundamental es el piso limpio, sin microbios, y lavarse las manos antes de comer)
olvidar que a veces prender una luz es todo
quedarse leyendo es todo
escuchar música es todo
cantar
sin saber lo que las palabras dicen
como nuestras hijas
riendo.



km, 2014

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

Hoy vi Grey´s Anatomy

diario de internación 1: la salida