Entonces sucede




Entonces sucede
mejor dicho, irrumpe
el momento del desgarro cuando
tengo que alejarme del calor de tu cuerpo
como si saliera a una noche glacial
en un bosque vuelto tenebroso
la brisa que antes nos envolvía 
leve, verde, mentolada
de pronto latiguea mi espalda 
deja marcas invisibles que llegan hasta la médula
el dolor, lumínico, se irradia
hay un espejo en mi pecho
espejo de agua movible
mira directo al tuyo
se sincroniza
hay un espejo en mi pecho
no hay quién o qué empieza 
hay un desastre gestándose
el agua empieza a bullir pero esta pasión
no es naranja
densidad oscura del bosque ahora fantasma
nubosidad confusa, agrisada
cuál es la palabra
cuál es la llave
si pudiera distinguir cuál abre cuál cierra
si pudiera sonreír pese a la opresión
quizás esa treta apaciguara 
el burbujeo del caldero despistado 
no sé
escribo después de todo y cada vez
no existe entendimiento
los espejos son objetos muy extraños
verte no es fácil
verte en el trizado
romper un hechizo no es fácil
y sin embargo qué es el amor después de todo
acaso no es salir al hielo ensombrecida
llorar como un bebé
usar una cara inservible
un cuerpo hambriento
seguir como autómata -el organismo no ha
caducado-
a pesar de todo, sentirte
un mundo de otro mundo, un jardín en flor
cobrar fuerza de la nada, el corazón henchido, pujante
el espejo rígido y punzante 
hace agua otra vez, arroyo cristalino
vergel
fluye
la noche se instala con la aparición alta
de la luna
mirarla mirarte
una lluvia de jazmines estrellados
me levanta del suelo en tejido de perfume 
reconocer esta distancia que duele cada vez
buscarte. 



km. 2017, Esplendor, inédito.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alguien postea una foto de Gabriela Sabatini

Las complicaciones del amor

Descabezada