Tenés que ver



Cuando decís
yo no tengo nada que ver
mi corazón se congela
no, perdón, miento
completo el pecho un glaciar
se desprende
truena el quiebre congelado y los bloques
en la sangre violeta
corren vientos violentos, tenaces
cómo tan rápido
si recién me agitaba tu abrazo
si recién me comías los labios
cómo así 
No tengo nada que ver, repetís
erizo al borde de la ruta
quedo
expulsada
no sé dónde estoy
es una ruta que linda con tu cama
pero no puedo tocarla
como si con palabras deshicieras los objetos 
desnuda, aterida, no encuentro mi ropa
este cuarto es el no lugar
te vas
te vas por la ruta 
cómo?
si recién ardíamos voraces
ahora helada
azul
tiemblo 
perdí en tu frase todo sentido
los espasmos del llanto no se refrenan 
me invade la vergüenza 
perdí todo sentido
soy un objeto que se derrama
quiero esconderme
que no me veas más
que no puedas arrojarme
mi familia
que no es tuya, no es mía, remarcás
mis amigos 
mi proyecto
mi vida
Ésa es tu vida
de pronto, dueña de todo
tengo nada
investida de una propiedad
que me excluye de vos
tengo nada
que me deja muda
inhabilitada en este sistema 
me lo chantás
paf en la cara
no sentís cómo duele
rompeme un hueso
es más sano
pincháme la médula
arráncame una víscera
en serio, lo prefiero 
ahora nada
y dolor
esta rajadura que se abre más y más
sola
dolor
no hay forma de decir
no hay forma de no sentir
ahí estoy 
todavía deseo
nada de nada
nada
nada
nada
por favor
nada

Vos por lo menos
para mí
siempre tenés que ver.

km. 2016, #esplendor

Comentarios

Entradas más populares de este blog

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy

el amor el niño