piedras tus manos


Escucho Daylight
canción despedida, adolescentosa
pienso en vos
"cuando aparezca la luz del sol
cada uno por su cuenta"
sí, cada uno por su cuenta
tantas veces intenté, no pude
tan estúpida
falta de estrategia
tan distraída en quererte así
en cambio, no entendiste nada
no sabés nada
del amor
de éste mío al menos
que sentía por vos
un sol que te iba a cobijar
no importa dónde estuvieras
no entendiste nada
te creíste noble y solo me rompiste 
como si fuera de vidrio
un ente invisible
tiraste una piedra al centro 
no la vi venir
no pude
aunque estuvieras en frente
tus ojos fijos en mí
amenazándome con tu miedo
piedras tu manos
-supieron ser algodones, almohaditas-
piedras tus manos
contra este vidrio que soy
me rompo sin remedio
impacto
me estoy rompiendo
me sentís?
sentís como
la nervadura del quiebre me recorre?
como se parte mi piel
en trizas?
sentís?
cómo llegaste a idear este ataque
no tengo defensa
no quiero
no puedo creerlo
estupefacta 
me sentís?
ruptura
me sentís?
fractura 
ese preciso instante del crack
hueso roto
plexo solar
perforado
corazón
implicado
la sangre se ha vuelto vidrio
el músculo, desazón
se detuvo
vamos vamos
se detuvo 
vamos
una vez más
golpe estruendoso
puño cerrado al pecho
ahí está
corazón 
retoma el ritmo
pasó 
ahí está
la cicatriz perpetua 
me sentís?

Amanece. Llegó la luz del día.
No hay más canción. Nada para escuchar excepto los ruidos de los autos, cada tanto, un perro que ladra, un bullicio tenue a lo lejos. 
Nada para escuchar.
Sigo viva, qué persistencia.
Me desperezo, te aparto de mi sueño.
Saco los vidrios de las sábanas. 
Te empujo para que te vayas entre las nubes
y el silencio de palabra en una mañana 
que despierta ávida
de no saber
cómo será
volver a sentir.

km. 2016

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

Hoy vi Grey´s Anatomy

diario de internación 1: la salida