Te pierdo


Si pudieras sentir lo que se arremolina en mi pecho cuando te veo conectar y luego
te pierdo
indefectiblemente
te pierdo
si pudieras en cada célula de tu cuerpo vibrar con los latidos de este corazón disperso
diversificado en brazos, manos, pelos, en la punta de los pies
si pudieras comprender el abrazo de todos los días, la sonrisa con la que me levanto y te dedico, aunque me duela el alma, esa primera sonrisa es para vos
Si supieras que a pesar de cada tropiezo, de las infatuaciones fantásticas, de las llegadas tarde, de los gritos y los altibajos, cuando me decís 
vení
voy
Si me miraras más detenidamente, te darías cuenta de que te espío, de que quiero descubrir lo enigmático de tu deseo
te quiero complacer hasta que digas basta
y quiero descostillarme en risas hasta que sea el único sonido en tus oídos
como un mar que te arrulla
y así te duermas fresco, acariciado, envuelto en sueños de tu propio poder.
Si supieras que no quiero llorar pero a veces me sale
mucho me sale
busco esa mirada de Te entiendo, o 
mejor
Te abrazo
A veces quiero que me abraces sin estar pendiente del tiempo, de los hijos, de los padres
Quiero que me abraces 5 minutos como si fueran 10 años
ser lo único en ese lapso
tu sangre que fluye alborotada
el mundo es tu cuerpo buscando las ondulaciones del mío
quiero que susurres mi nombre secreto
que mi respiración se vuelva tornado
y el olor a verano animal de tu cuello me penetre completa
que sea amarillo, así me vuelvo 
puro color
manta alma una sensación de esas
que te dejan plácido y me deleito
con tus ojos extraordinarios entrecerrados
tu lengua reposa como degustando un sabor inexplicable 
Si supieras que aunque no lo logre todo (no logre nada) 
todo
hasta lo más incierto lo hago por eso
por regalarte mis horas
quizás así contaras estas lágrimas con cuidado
no se acaban es verdad
no son tuyas es verdad
pero me arruinan la visión, me atragantan me alejan en un río correntoso
me voy
entonces te extraño
el agua derramada es de mi cuerpo
me seco ahogándome
es tan injusto
no poder aferrarme a tu mano
dejarme ir
desperdiciada.

Si supieras (...) (...) (...) 
pero no. 
Quién sabe, por dios!

Saber es lo más difícil porque hablo de lo que está adentro y no se ve. 
Saber es pasar por alto la frase lógica, ir más allá, como cada tanto me sucede en
poesía
esa puerta escondrijo que a tientas empujo
para sonar más
como aquello natural
(las hojas se mueven, chocan entre sí al son del viento: follaje, decimos, cantan los árboles, bailan sus ramas, alteran la luz)
suena el aire
no lo puede evitar.

Ahora estoy 
abandonada de mi naturaleza: 
indefectiblemente 
te pierdo
derivo.

Ojalá algo te raspe al caminar 
y encuentres 
sepas que es
mi letra en tu pie.

km. 2016

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

Hoy vi Grey´s Anatomy

diario de internación 1: la salida