Dedicatorias #83. Mil y una noches



Empieza la música, me electrizo. Estoy sola y me gusta. Estoy sola como todos, no importa la familia, los amigos, los pretendientes. Estoy sola y me gusta. Esto que soy con su bola de desperfectos me gusta. No me arrepiento de nada: cada error hasta sumergirme en el infierno, cada noche sin dormir, cada vez que me desgarré, cada vez que pensé que escribir no tenía sentido. Cada beso dado y recibido, la vez que me miraste y no lo podías creer, agua en tu boca, resplandor en tus ojos, cuando descubriste que me amabas y me lo dijiste y no te creí y después sí, y después fui yo la descubierta, la expuesta, la que se derretía de amor y no podía parar de decir Te amo. La vez que me tiré en el sillón y te encontré, una tarde incrédula, todavía hacía el calor, el verano no se iba. Nos tocamos juntos y separados, nos tocamos con la desesperación de los separados, con el deseo crecido en cada parte como globos de colores que te elevan. En el cielo estallamos y no caemos. Es un descender lento como plumas movidas por la brisa. Tocar ese piso es perderte de nuevo, sentir el pozo de la ausencia. Con crudeza a veces pienso en morirme o en que te mueras, así la paz nos tomaría, porque sin cuerpo solo queda soñarnos. Dormiríamos 100 años, 1000 y 1 noches. La música es mi sangre. Cuando muera por lo menos que estas letras sean notas y te toquen en los oídos como mi lengua susurrante. 
Sola, te pienso y emociono, sensaciono. Esto vive en mí, soy yo. No hay más. No sé dónde entran los efímeros instantes en los que chocamos y congelamos el tiempo, como un meteorito estelar de ésos que amenazan con arrasar al mundo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alguien postea una foto de Gabriela Sabatini

Descabezada

Las complicaciones del amor