Dedicatorias #28. La prenda


28.
No soltás prenda. Te digo y no lo entendés. Te dedico la explicación que ahora va así:

Imaginá que la prenda es un signo de interrogación, vos te aferrás a tus preguntas como un león a su presa. La gacela, parece, puedo ser yo, por mi natural gracia y elegancia, no por mi enérgica ferocidad. Ahora la dejo a un lado porque realmente te miro con ojos de pupilas negrísimas, dilatadas, pozos de aljibe estrellado. Me sorprende tu tenacidad, la conversación deriva, la pregunta permanece, es un anzuelo que está colgando ahí, en el pequeño, privado cielo que armamos charlando sin parar. No soltás prenda, reitero. Ya entendés y me gusta cómo suena la frase, el acento le da fuerza especial a soltar, su voseo, y la prenda puesta, exhibida qué hace. Entonces veo la imagen: me tomás de la cintura fuerte, interrogándome me besás y te muerdo un poco el labio, no puedo evitarlo. La prenda soy yo. Quedo prendida de tu boca, mi ropa desaparece aun vistiéndome, tiemblo y estalla el pecho. 

km. 2014

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

Hoy vi Grey´s Anatomy

diario de internación 1: la salida