Dedicatorias #25. El ardid

















25.
Te dedico el ardid, lo ardido y lo ardiente de mí.
Ardid que no esperaba, que no es trampa sino truco, pase mágico del tiempo de un lado a otro, horas maduradas hasta que los minutos son frutos dulces, cascados en el piso, desperdigando su néctar.
Ardido el cuerpo acoplado escribiendo obsceno, juguetón, en la cama, ardí, sí, ardimos, quemaba la sábana blanco incienso nuestro olor y unos segundos después nos deshacemos como agua, humedad plasmada del amor en el sudario hilado del deseo.

Ardiente permanezco, muerdo el día como puedo, cuesta tragar las horas hasta que te veo, el estómago un nudo, la garganta que filtra mi saliva como vidrio y más abajo, vientre abajo, efervesce la memoria de tu toque y se redondean las olas de un mar personal que no controlo. Te espero distrayéndome para no abandonar mi cuerpo en la playa, mojado, abierto, saboreando sal.

km. 2014

Comentarios

Noesperesnada dijo…
De vez en cuando paso, leo, disfruto un poco de los texto y sigo. Saludos y buen 2015!

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy