y duele y gusta

Lovers, Egon Schiele

Salir corriendo
-desaforada-
Lanzarme—Arrojarme
-de una vez-
Dejar de existir
-¿definitivamente?
-o ¿cómo sé?
-cómo aprendí hasta que no fue más existir, fue algo que no tenía palabra
-no tiene-
un ser desarmado
un contrasentido
hecho de partes que tienen funciones específicas y ordenadas
a cada cual un área
y de eso se hace un todo
una gran mentira de TODO
un sistema que opera en mí (algo de mí queda, ¿no?-algo de mí es, ¿no?)
disectándome
una rana con la panza abierta
viva aún
viendo lo que hurgan, lo que clasifican
escuchando lo que se dice
de mí
que no es yo
que no es mío
que no quiero más
que no puedo
pero ante todo
todo de nuevo
claro
justo esto
pero esto es lo que no
no se debe
no hay que
no hay por qué
no hay
son carteles seguidos que se prenden
en el recorrido de cada día
harta leer
lo que me quita la lengua y el cuerpo
y me hace ser
un monstruo de peluche
indefenso y amarillo
rodando con impulsos externos
ovillando mis pelos y mi voluntad
pelota al fin
entre miles que rebotan ordenadamente
al unísono

Vamos
(no quiero ir más)
Vamos
¿no ves que acá fluye, que acá corremos seguros, que acá vamos?
(¿vamos? ¿a dónde?)

Van a alguna parte
-que no saben-
pero seguro, seguro
está bien
-es, al fin y al cabo, alguna parte-
no preguntes más
la interrogación es lo primero
que se extirpa
casi sin dolor
(casi sin sentir, porque sin sentir es sinsentido, letargo, inconciencia, anestesia del ser que no duele pero no siente nada ha perdido la carne ha perdido la sangre ha perdido ya lo que era al principio la piedra de sensación que se deshacía que casi no avanzaba, estallando)

¿Salir corriendo?
¿A qué lugar?
¿Cómo correr?
¿No estaba corriendo ya?
¿No era lo que hacía?
Correr ¿de dónde? ¿hacia dónde?
¿Correr-me? ¿Salirme?
¿Correr de mí o tras de mí?
¿Salirme del medio?
¿Sacarme? ¿Y dónde ponerme?
¿Escapar?

Todo esto se trata de escapar: de nuevo la palabra tiene la llave (para abrir, para dejarme entrar, abrir yo, entrarme, ir a pesar de la superficie de mí, ir al centro, al punto, al grano, al corazón):

mirémosla
leámosla
no es una serie de letras es una clave
si te corrés un poco y la sabés enfocar
¿no ves?
lo dice clarito: es-capa-r
la acción de cubrir, de taparse, de ser algo distinto de lo que uno es, ser, ser mintiendo, disimulando, ahogando lo que sale de la capa
(la capa es perfecta, lisita y lustrosa, brilla de día, de noche, contra el frío y el calor, la capa es confortable, la capa es lo último de lo último, la capa es lo más rápido, con la capa todo lo que quieras se convierte en realidad, la capa es casa, es auto, computadora portátil, la capa te permite vivir sin moverte, disfrutando de la eufórica paz que no te deja pensar, ahondar para qué? si afuera de la capa hay un olor muy feo, se intuye, algo muy fuerte, algo que golpea, ni te asomes, te advierto, ni abras los ojos)

“Salir corriendo”
es una frase hecha
no una verdadera acción
es agarrar un deseo y meterlo en un frasco
darle vueltas a la tapa hasta que traba y más y más y más
que no quede aire
al vacío
que no quede ni un resquicio
que el deseo muera
¡es tan maloliente!
contamina todo
enrarece
y el detrás de la capa se vuelve vida
límite fino
caminar siempre por una cuerda floja
a punto de caer
trizándote
y pasa
y es
y duele
y gusta
y vuelve a pasar
y es
y está
está
y
y
ésta
soy
yo
estoy
acá
parada
examinándome
cayéndome
sin capa sin red
sin poder
correr.


La Pérdida o La Perdida, Viajera Editorial, 2008.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy