dejarte ir

Ah, cuánto quiero morirme. No tuve todavía la experiencia de morir
-qué apertura de camino tengo todavía por delante.
Morir tendrá la misma potencia indivisible de lo bueno.
"Primavera al correr de la máquina" en Revelación de un mundo, Clarice Lispector.


 
El momento antes
justo antes
de morir
¿si pudieras saberlo
si pudieras tenerlo
entonces qué?
¿dejarte ir
sin resistencia
último abandono
el éxtasis supremo
presentido nunca
del todo
ido
escapado antes
de llegar al final
the end
es posible?
¿y si llego sin saber
como siempre
sin dar aviso
no notice
ni siquiera
despedida
de la vida y en realidad
si abrís los ojos justo
cuando
los cerrás?
Ya escribí esto
justo antes, pensé
el hijo que moría
que iba
cayendo en brazos
en pies en túnicas
en paños
en la niña madre
en su mismo par
o aún más
pequeña
aunque encima
él se deja
pasar
entonces
algunas palabras
no dicen
nada
“piedad”, yo decía
“piedá”, porque la d
no suena
soy muda, repetía
sin cesar
Señor,
ten piedá
de nosotros
sin saber qué nosotros
nosotras
en todo caso
o todos los nosotros
de mí
colectivo sinsaber
qué piedad
(algo que da tu pie, que le pasa)
hasta cuándo
ese segundo cuando
la vi
tallada
en piedra pulida y seda blanca
una novia perfecta
maravillosa
virgen mamá
muerta viva

la palabra.

Diario de la Transformación, Buenos Aires, Viajera Editorial, 2011.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy

el amor el niño