Un poema de amor por día (día 2)




...tanto para decir!
y todavía me amarro la boca.

Espero sepas comprender cuando
miro, callo, grito, lloro
¡ah sí!
también cuando sonrío
o largo esas estridentes carcajadas
sí, claro, ésas
espero sepas comprender
cada vez que me duelen las tripas
o en el medio de la frente se me incrusta un hacha
-espero-
justo entonces sucede
-sepas-
que empiezo a decir
-comprender-
el sentido
comienza cuando
se deforma
-espero-
la palabra
-esperoesperoesperoespero-
y en su desafinar chirriar quebrarse
encuentro tanto
-sinsaber-
que quiero volcarte
-la metáfora-
como si de un tonel de nieve ardiente se tratara
-no entiendo-
sí, claro, eso
te quema de frío
te parte y rápido el calor
la vena abierta que nos baña
nos inunda nos arrastra
y ahora navegamos y qué-sé-yo-adónde
para qué
-sepas-
empezó todo
-no comprendo-
el querer decir
-espero-
porque quise alguna vez
abrir la boca
-de verdad-
confiar en esa estúpida
-sepas-
comunicación
y confinada al recinto engreído
verbal
-comprender-
a los tumbos luego
cuando duele o vibra
en el arrastre o susurro
entonces
-mucho después-
escucho la voz
sin reconocer
      NN
ennn-significante
puro
sentir
respiro
vivo
muero
un segundo
nada más
un
un
un
un
o

o

espero sepas comprender
algo
que yo
no.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

Hoy vi Grey´s Anatomy

diario de internación 1: la salida