decime qué querés


Decime que me querés
dale, decime
que los ojos se van a aflojar
ahora
basta del hacha del cuchillo que
decime
que no importa lo que pase lo que hagas
siempre
me querés
(a ver? dale, decime, decime de una vez)
que es difícil
atravesarte
tu cara tu chiste tus ojos clavados
y todo siempre colgando
de un hilito colgando
así, un hilito, así
y vos con la tijera en la mano
un mal movimiento y
un paso en falso y
(cuidadito dónde pisás ehh, mirá el camino, ¿no ves los pozos?)
y yo
torpe como siempre
no puedo más
que caer
meter el pie justo
justo donde el hilo y la tijera y los ojos que caen caen caen como
yo qué
caigo
Decime que me querés
¿no te parece suficiente este nudo?
(no es tan difícil, son dos palabras, a ver, dale, decime, decime que)
me querés?
pero decímelo en serio
decí con la voz suave, decí de bien adentro
decí sin afilar
la voz
decíme como cuando me extrañás o te hago falta
decíme
(decime decime decime)
y no te calles nunca.

km, 2011

Comentarios

Ju dijo…
siento que yo siento exactamente así.

así, eh, exactamente.
de hecho me impresiona, me impresiona todo lo que me encuentro ahí, siento que eso es lo que estoy diciendo hace un tiempo largo de diferentes maneras, no sé, me da un poco de miedo!


y
te extraño.
JIMENABELEN dijo…
me gusto mucho este poeme, y tus trabajos tambien. saludos

Entradas más populares de este blog

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy

el amor el niño