¿será enamorarse no romper?



y dijiste

"No estés tan enamorada de mí,

mejor queréme más"

y el asunto es

que no sé

no enamorarme

o hacerlo menos y querer

más

no sé qué significa

sentir menos

o cómo hacer

menos

en el amor

y ya sé

que eso es un problema

lo hago siempre

me enamoro (caigo en el pozo del amor, porque es eso, un pozo, un agujero, un túnel hacia abajo, el hoyo de Alicia, pero nunca llego del otro lado, o quizás sí, cuando se acaba -¿pero se acaba?- el amor)

y también pienso (que no creo que sirva, ya que es tan distinto de lo que me pasa, de el sentir)

que quizás es más allá

de cualquier objeto

más allá

me mueve

esta sensación

y sin quitarte importancia (dado que vos fuiste mi muro de rebote, contra algo/alguien voy, un contrapunto exacto)

vuelvo a mí, a examinarme

trato de salirME

de abrir un ojo

sólo uno, por lo menos

veo tanto sentir

que quema

rebalsa

sofoca

¿hacia dónde romper la ola?

¿es que puede ondularse una y otra vez sin parar, sin hacer espuma, sin llegar a la orilla

sin reposar

en la arena? (¿es que se puede estar menos enamorado y querer más?)

y si el único ojo que tengo abierto (el otro parece un ojo pirata cruzado de parche, sobreimpreso negro, ay a la vez, tan niño, tan brillante y ávido que se llena de lágrimas por no pestañear)

me trae una escena de contemplación clara:

ahí, delante de mí

cámara subjetiva

está el mar

es tarde y estoy sola

en la playa

no hago más que mirar

como si pudiera con ese acto

engullirlo todo, llenarme, aprehender el secreto de ese agua grande, inestable, incansable

vaivén

de pronto me doy cuenta

en ese momento (el minuto infinito, el que es verdadero ojocaracol que guarda el sonido la textura el gusto que revuelve excitado el cuerpo)

veo con sorpresa

las olas suben como montañas líquidas

crecen hasta cierto punto

y se deslizan

se acarician

pero no termina

su crin

permanecen verdes

campo de pinos agitados

aparecen-desaparecen

suben-bajan

pero llegan nunca

hasta mí

llegan nunca

porque no se rompen

no llegan

nunca

y me quedo mirando

y sigo esperando

y nunca

llegan

¿Será enamorarse no romper?

Sin embargo, esa explicación

la que encaja con la imagen

no resuelve

mi cuerpo

él anda

rompiéndose

a cada rato

desaforado

obra en construcción:

a martillazos, hachazos, explosiones

se derrumban

estructuras enteras

se crean cimientos

se arman nuevas

formas

y son ciudades extrañas

invisibles

fénicas

tan ágiles tan vivas

tan muertas

que existen partes (de mi cuerpo de mi día de mi caminar vagabundo de mi intento por ser normal)

en completa tensión

hacia un lado hacia el otro

otro lado

l a d o o t r o

tira y tira

aprieta

y es nítido

un constante

d e s g a r r o

así camino

voy

tropezándome

imparable

algo tan hondo (el túnel en mí que no llega a concluir)

cae se desliza fuerte rápido el mundo

gira lento

y pasa poco

en mí

universo acelerado

tu frase tu cara tu olor el mar y esas olas irrompibles desespumadas y mi enojo mi sentir desolado mi multifacética sensación tu vos tu abrazo tu beso mi beso eso que inventamos y que fue feliz -¿fugaz?- ¿ya se rompió? ¿ya? ¿tan pronto?

Claro,

en mí, no.

Soy capaz de guardar tanto

un océano agitable igual

a un souvenir

azul eléctrico y peces plásticos

estrellas

brillos

inagotables

sonrisas de niños

entusiastas

resistentes

sin estallar


De La Pérdida o La Perdida
Viajera Editorial, Bs. As., 2008.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy