clase b


Who shall conceive the horrors of my secret toil,
as I dabbled among the unhallowed damps of the grave,
or tortured the living animals to animate the lifeless clay? (...)
I collected bones from charnel-houses; and disturbed with profane fingers,
the tremendous secrets of the human frame.*

Frankenstein
, Mary Shelley.




¿Con taladros se sacan los órganos?

A mí nadie me avisó nada
–Eso no te disculpa
Pero yo no sabía
–La ley se aplica igual
¿No es esto lo real?
¿No es aquello la ficción?
–Estoy acá y vos allá. No aplica la pregunta.

La copia nunca es tan clara
tan obvia
se manifiesta de a poco
por partes
para permanecer oculta
"original"
más tiempo.
Quiere perpetrarse, coronarse
emperatriz de sangre
azul y linajuda
condesa vampira
de lo real:

Un taladro
viene hacia mí:
yo no quería, yo la llamé
la autoricé
viene hacia acá
¿Cómo la freno? Ya dije
que sí
ya me dejé
atar.
Es malísima y a mi
pesar
la disculpé
la quise rescatar
la atraje y es tan
previsible
tan repetido
que casi me dejo
taladrar
no vale la pena
este caer común
de afuera –es así–
un cliché
y más adentro el terror
surge, crece, crea
sus propios cuerpos
dolorosos y desgarrados
adentro del otro
del mío
taladrado.
Eso adentro
tiene éxito
no importa el calcado
la costura gruesa y negra
Clase b.

Lo burdo
también
duele.




*"¿Quién podría concebir los horrores de mi afán secreto, mientras chapoteaba entre los profanados pantanos del cementerio, o torturaba los animales vivos para animar el barro sin vida? (...) Coleccionaba huesos del osario y molestaba con dedos profanos los tremendos secretos del esqueleto humano."

Diario de la Transformación
, km.

Comentarios

DORA MORO dijo…
Todavía estás por aca...en esta tierra.

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy