incitando/inciando viajeros


PRESENTACIÓN DE LOS NUEVOS LIBROS DE VIAJERA EDITORIAL EN EL C.C.SAN MARTÍN

Son las dos en la madrugada y no puedo dormir. Es más, estoy demasiado despierta: hierve el agua para un té, escucho cómo respiran las habitaciones y una sirena pasa aullando muy cerca. Corrijo trabajos de Semiología y releo a Proust. Todo extrañamente se combina. En mí, se une. Quiero leer, quiero escribir. Quiero decir esto que veo mañana en la presentación (¿cómo? Mejor preparo el té, se va a quemar la pava). Lo que parecía un rompecabezas agujereado -signos dispersos, indescifrables- se funde, humea, y empieza a darme una imagen a la vez clara y compleja, con la nitidez delirante, de los sueños (así surgió Viajera Editorial y así vive, deseando, soñando, haciendo).
Proust dice que la lectura es una iniciación, que los libros son como puertas a lugares que, sin ellos, jamás habríamos podido acceder. Iniciación, entonces, de un viaje a lo desconocido. Y en realidad, la iniciación es en sí misma esto, porque antes de habernos iniciado estábamos afuera mirando sin entender hacia ese lugar. Aunque seamos lectores entrenados, los mejores libros logran sorprendernos. Nos ponen en evidencia, nos apuntan, nos revuelven. Es aire fresco, es vacío, es aliento para seguir. Porque cada vez que empezamos a leer, iniciamos un viaje y nos aventuramos a un mundo nuevo, creado palabra por palabra por ese demiurgo tan perdidamente humano que es el autor. Sin embargo, en ese mundo, como dice Proust, estamos solos y ahora todo depende de nosotros. Éste es el viaje del lector, la travesía del iniciado. Con cada libro se enciende la oportunidad de ser otro, y de ser de nuevo uno con otro, de re-iniciarnos. Entonces ¿por qué no probar? ¿Por qué no elegir un libro distinto, inesperado, nuevo? Doblar la apuesta con cada lectura, andar un poco a tientas, con los sentidos a flor de piel (un recién llegado, un extranjero, un bebé). Correr el riesgo de adentrarnos y perdernos, porque en ese punto quizás podamos descubrir algo, podamos sentir y pensar diferente, podamos, al fin, sorprendernos a nosotros mismos.
Creo que de esto se hace la colección descubrir de Viajera Editorial: libros inesperados, libros primeros, libros para desvelarse, como lo hice (lo hago) yo, y así soñar con los ojos abiertos. En definitiva, libros-valija para dejarse llevar, y una vez más, iniciarse en la lectura.

km, 2010.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy