e s t o y



Acá estoy
tratando de hacer algo distinto de lo que hago
porque vine pensando que no recordaría
y todo, todo, todo,
todo, todo, todo,
hace que mi mente
se pierda, me pierde
en esa ventana (en vos)
esa gran ventana que ostenta
su ilusión
vidriada
su cierre, el límite
se desdibuja
ovillo de hielo
cristal líquido
liso
soy
y así viajo
hasta el momento en que nos juntamos
acá
casi primera vez
y no imaginaba
no prevía el impacto
el primer maremoto de mi cuerpo
ocasionado solo
por hablar
por pensar
unas palabras conectadas de a dos
ALGO
se hacía surgía se levantaba de repente
castillo
árbol
piedra
hoja
verde.
Entonces nos salvaríamos y seríamos
gigantes
vos, rey
yo, la ubicación clave, la imprescindible
la que manda.
Entonces mirábamos esa copa viejísima a través de la ventana
a través de unas rejas con más años
muchos más
que nosotros
esa corona verde, esparcida
-tan atrás-
de hojas aclaradas por el sol
nos daba aire
nos inspiraba
nos inflaba y entre los dos -los tres, los cuatro, los miles- volábamos
hasta el cetro natural
-centro-
y ese agitarse leve y tierno
gracioso
ese agitarse preciso al son
de la brisa transparente
de las manos delicadas
de las ondas del aire
ese agitarse tan de los cuerpos enlazados
enardecidos entre las ramas de nuestras lenguas
disimulando
-el entusiasmo interno-la incredulidad pasmosa-
ese agitarse
era.
¿Acaso la inspiración te visita seguido?
No lo creo.
Ser mujerhombre:
uno tocado
ser un manojo
de posibilidades
un gran ojo
vidente
arder
por sobre todo
en la cima
(latir)
en la sima
crepitar
fogata enramada en la playa de caracoles
estallan bajos
los pies
telón profundo de estrellas
lentejuelas cosidas
vestido de mar
larguísimo
total
la gala del amor en escena
el tintinear de las tripas
azoradas
florecidas
y por sobre todo
en el borde
arder
convertirse absolutamente
corazón
extrañarse
corazón
ser una dispersión
corazón
diseminado
en la garganta
corazón
en las rodillas
corazón
en la plantas de los pies
corazón
en el aire que entra
corazón
apremia asfixia traba golpea
susurra
nos dice todo el tiempo
en cada contracción
el nombre
que deseamos
(cada uno el otro, el extraño, el nuevo).

Realmente no entiendo
la boca sigue
los ojos esquivan
cada parte
intenta componer
un cuadro
sin emoción
pintura abstracta
incomprensible
no entiendo por qué
esa repetición monolingüe
primitiva
esa carne asediada
sorprendida de sentir
tanto
arder
tanto
trabado
abotonados
quedamos
desorbitados
tendríamos que vivir
para el otro
sin preguntar
hacerlo
como el movimiento irrefrenable
de una copa agitada por el viento
capa extendida
cae
con cierta lentitud
mantarraya en el agua
sobre los hombros
permanece
discreta y preciada
abriga
resguarda
pero no somos magos
las chispas, las flores, las transformaciones
nos exceden
nos miran desde afuera
debemos partir
-adentro-
quebrarnos
perder las musas los corazones las ojos recortados
el agua
verde traslúcida
acantonada
esa copa ese cetro ese reino
debemos perder
lo que éramos
cada uno es real
en otro sentido
-cruel-
cada uno es
real, con peso propio
cada uno arrastra una bolsa llena
linyeras
nos quedamos
estancados-enfrascados-enmarcados
no hay espacio
no resulta inflarse (y salir volando).
La gravedad es ley y los cuerpos
muertos
inamovibles
son clavados
(clavos martillados en tus manos, en las mías, superpuestos los pies, sangran).

La reja del balcón
el cerco de la ventana
la maraña que invade desde el árbol
cada átomo rondante
se agolpa
presiona
pugna
aplasta.

Salimos
-adentro-
se fue
nosotros
solo
me queda
un nombre
que ya casi no puedo decir
que voy olvidando
que trae
cascabeles, hojas verdes, regalos crujientes con papeles de coronas
a través de la ventana
al oído
cuando duermo.


La Pérdida o La Perdida
km 2005

Comentarios

Virginia Janza dijo…
Dios, cómo extrañaba estos poemas...
Karina Macció dijo…
Y yo extraño perderme (en el escenario, para vida real ya está la vida-perdida). Let´s do it again!
Virginia Janza dijo…
Sí, perdernos, en escenarios o en la vida, pero juntas. Es tan lindo saber que en algún sitio te esperan, que en algún lado alguien siempre te piensa bien, te quiere bien...
¡Querida amiga! Tus consejos, los problemas, nuestras ideas locas sobre seres espejos y serpientes que se esconden listas para morder...
Te quiero,
V.
Virginia Janza dijo…
Ji, hoy no estoy bien. Qué melodramática soy cuando soy melodramática eh.

Entradas más populares de este blog

Te veo ir de un lado a otro

diario de internación 1: la salida

Hoy vi Grey´s Anatomy